Aislamiento térmico suelo con aislante insuflado

El aislamiento térmico de suelos

El aislamiento térmico de suelo puede ser necesario cuando el espacio ubicado debajo de la vivienda, es un espacio no calefactado, tales como porches, locales vacíos, garajes, cuarto de calderas, cuartos de servicios comunitarios, etc… 

En España en las comunidades de viviendas, es frecuente que el local bajo el primer paso, no esté calefactado. Ello lleva a grandes pérdidas de calor y una falta de confort térmico notable.

En estos casos existen dos alternativas si se quiere lograr un confort adecuado: O aislar el propio suelo, con un aislamiento térmico de suelo o aislar el techo del recinto inferior.

 

aislamiento térmico suelo

Efecto del confort en el aislamiento térmico de suelos.

Debido a la ley física de densidades, se generan corrientes de aire cuando la densidad de aire sube debido al calentamiento. 

Por tanto, por efecto de convección, el aire de la calefacción caliente termina calentando los estratos superiores del aire de la vivienda con aire caliente, mientras que en los estratos bajos se acumula el aire frío. 

Para mejorar el confort, y dejar de sentir los pies fríos, es recomendable realizar una actuación térmica en el suelo. 

De esta forma, con un buen aislamiento térmico de suelos, se preservarán los estratos mas bajos manteniendo una temperatura agradable y se eliminarán los efectos de la convención y las corrientes de aire frío.

Aislamiento térmico suelo

Materiales recomendables:

Para aislar los suelos pueden utilizarse materiales como el poliestireno extruido, cuando estamos en sótanos. 

Para este tipo de aislamiento térmico de suelos, estos materiales son preferibles al poliestireno expandido o a los aislantes reflexivos, ya que aguantan mejor la carga de los enseres muebles y losas de hormigón. 

El tipo de aislamiento térmico de suelos, cuando hay cámara de aire para aislar térmicamente y el espesor es reducido, podría ser el corcho expandido.

Otro material aislante muy usado en construcciones de madera para el aislamiento térmico de suelos es la celulosa.  

Cuando busquemos un aislante térmico con propiedades de aislamiento acústico, nos servirán los aislamientos porosos o fibrosos como la lana mineral, fibra de vidrio o lana de roca, o la celulosa, destacando entre estos materiales el corcho, por ser además de fibroso o poroso, elástico. 

 

Aislamiento térmico soplado suelo

Técnicas de aislamiento 

Para aumentar el confort térmico y generar un ahorro energético podremos en primer lugar averiguar si existen cavidades en el suelo que queremos aislar. 

El aislamiento térmico del suelo nos ayudará a conseguir un grado de eficiencia energético alto. 

Existen métodos de aislamiento insuflado o soplado que nos pueden facilitar esta tarea, si se dan las condiciones constructivas. 

En el caso del aislamiento insuflado necesitamos una cavidad que rellenar. El relleno se realizará a presión. 

Esa presión hidráulica nos garantiza que el aislamiento se repartirá perfectamente en las cavidades, rellenándolas a tope.

Por lo contrario, si no tenemos cavidad, y no utilizamos el suelo que queremos aislar: 

Por ejemplo en el caso de una buhardilla no habitada, podemos proyectar sobre el suelo un aislamiento térmico de suelos mediante soplado

Dejamos que el aislante salga de una manguera, y repartiendo este aislante que sale a granel, hasta que llegue a la altura necesaria de aislamiento, que generalmente tiene un espesor muy generoso. 

Finalmente, sin no disponemos de cavidades, ni entramados de madera con espacios, ni se trata de un suelo en una buhardilla sin usar, que será la mayoría de los casos, podremos optar, como indicábamos al principio, por aislar desde el techo del recinto vecino, mediante insuflado. 

Podría realizarse con facilidad en porches de Comunidades de Vecinos, o con el consentimiento del dueño del local, Parking o recinto ubicado debajo de la vivienda.  



Aislamiento térmico suelos

Ejemplo de aislamiento térmico insuflado con celulosa en un espacio rodeado por estructuras de madera. Se puede apreciar la distribución del aislante para suelos mediante efecto de presión hidráulica.

 

Aisla y Ahorra es una empresa de aislamientos térmicos y acústicos en Madrid, Toledo y Guadalajara

Aisla y Ahorra

C. de las Colmenas, 14, 28270 Colmenarejo, MADRID

918 42 35 55

csilvaburgos@aislayahorra.es

Horarios de atención al público

Lunes a Viernes: 9.00 h – 13.30 h 16.30 h – 20.00 h

Sábados: 9.00 h – 13.30 h

¡Encuéntranos en nuestras redes sociales!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad
Abrir Chat
Presupuesto Gratuito
Hola, 👋 qué tal, ¿Qué tipo de aislamiento tienes pensado?
Call Now Button