Aislante térmico casero – errores que no conviene cometer

AISLANTE TÉRMICO CASERO:

La idea de hacer algunos arreglos con aislante térmico casero para poder ir ahorrando energía es atractivo desde el punto de vista económico a muy corto plazo. 

Sin embargo las soluciones duraderas requieren algo mas de inversión, ejecución por profesionales y no suelen requerir mantenimiento ni suelen ser provisionales. 

Aun cuando el objetivo es conseguir una eficiencia energética adecuada y un ahorro energético sustancial, este objetivo se puede ver fácilmente frustrado. 

Se podrán reducir pérdidas de calor, pero también se podrán empeorar las condiciones climáticas en el interior de la vivienda. 

La elección de un buen aislamiento térmico casero para el interior y el exterior es igual de importante que el uso de aislantes térmicos naturales y la consideración de la influencia de puentes térmicos.

Finalmente otro aspecto como el del uso de un aislante térmico y acústico o el uso de un aislamiento estival puede ser un importante añadido a nuestro principal objetivo de “ahorrarás en calefacción”, pudiendo cambiar nuestro objetivo inicial de usar un aislante térmico casero.   

 

Aislante térmico casero

1. Poner rollos de burbujas en las ventanas:

Las ventanas tienen una función de ventilación y de iluminación. Esta se verá reducida sustancialmente. Surge además el problema estético a la hora de convivir en un espacio rodeado por plásticos con burbujas. 

El material se deteriora rápidamente por la influencia de los rayos UVA. Gastaremos cantidades ingentes de paneles de burbujas y horas en colocación y encintado. Lo barato sale caro.

2. Colocar un aislante térmico casero de aislante Reflexivo: 

Estos materiales aislantes requieren una cámara de unos cm de espesor alrededor de ellos, con rastrelados, para que puedan funcionar correctamente, creando una convección de aire alrededor de estos.  

Ante aislantes cuyo funcionamiento desconocemos, mejor contratar a un profesional. 

3. Aislante térmico casero tal como burletes en las ventanas: 

Es un apaño provisional como medida de aislante térmico casero. Pero evidentemente con el uso de puertas y ventanas, se irá despegando, hasta tener que tirarlo o renovarlo periódicamente. 

¿ Que nos cuesta mas, nuestra mano de obra, el material a renovar cada año, o la energía que puedan retener ?

4. Colocar Moquetas: 

Como remedio de aislante térmico casero evidentemente puede ser útil provisionalmente, sobre todo si el suelo está muy frío. 

Cuanto mayor el espesor, mas aislará. Pero no llegará nunca a sustituir un aislamiento bien ejecutado en el suelo. Los pies seguirán estando frío (aunque no tanto).

5. Típico aislante térmico casero: Sellar juntas en ventanas, persianas: 

El aire que pasa a través de dichas juntas, de forma descontrolada, evidentemente se lleva de forma silenciosa gran parte de la energía aportada. 

Deben elegirse materiales que puedan sobrepintarse como las masillas acrílicas y no sean propensas a ser atacados por hongos. Un buen sellado no sustituirá el aislamiento con una buena carpintería con rotura de puente térmico. ma

 

Aislante térmico casero

6. Un aislante térmico casero de libro: Colocar un barredor en la puerta.

 Es importante eliminar cualquier fuente de infiltración, y un barrredor de la puerta puede ser un buen aislante térmico casero. 

Pero no es estanco, no sustituirá una junta bien estudiada, dimensionada  y protegida de una puerta estanca con rotura de puente térmico.  

7. Colocar doble ventana: 

Puede ayudar a limitar la transmitancia de huecos y por tanto ser una medida a medio plazo efectiva como aislante térmico casero. Sin embargo no sustituirá una buena carpintería con rotura de puente térmico. 

Aumentará la necesidad de limpieza duplicando las áreas de los vidrios, lo cual repercute negativamente sobre el coste de  mantenimiento y la limpieza.  

8. Pintar la cubierta con pintura térmica o corcho proyectado: 

Puede ser interesante como medida a medio plazo para reducir el calor en verano o aislar para romper puentes térmicos en invierno. 

No será una solución económica, ya que los materiales mencionados son caros y requieren aplicación profesional. Su  efectividad tampoco se puede comparar con la de un aislamiento tradicional.  

Burlete

9. Pintar con pintura térmica en el exterior

cuando lo que queremos preservar es el calor en el interior. 

O viceversa. Las pinturas aislantes solo funcionan si las aplicamos en el lado del calor. Ya que reflejan las ondas de calor. 

Para aislamiento invernal, significa pintar por dentro, para aislamiento estival, significa que hay que pintar afuera. 

Las pinturas térmicas no son nada baratas, y no sustituyen un aislamiento tradicional por rotura de conducción. 

10. No purgar radiadores en invierno. 

De esta forma no conseguiremos que se lleguen a calentar nuestros radiadores, sobre todo los mas alejados o mas altos.

11. Instalar un aislamiento térmico exterior o una pintura que haga de barrera de vapor. 

Es el efecto del abrigo de plástico que no permite  transpirar. 

La vivienda se empapa de vapor, crecen los hongos, ahora habremos convertido nuestro hogar en un lugar inhóspito. Única solución: Instalar un sistema de ventilación con recuperación de calor

barredor puerta

Aisla y Ahorra es una empresa de aislamientos térmicos y acústicos en Madrid, Toledo y Guadalajara

Aisla y Ahorra

C. de las Colmenas, 14, 28270 Colmenarejo, MADRID

918 42 35 55

csilvaburgos@aislayahorra.es

Horarios de atención al público

Lunes a Viernes: 9.00 h – 13.30 h 16.30 h – 20.00 h

Sábados: 9.00 h – 13.30 h

¡Encuéntranos en nuestras redes sociales!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad
Abrir Chat
Presupuesto Gratuito
Hola, 👋 qué tal, ¿Qué tipo de aislamiento tienes pensado?
Call Now Button